Dónde conseguir mis novelas

Dónde conseguir mis novelas

martes, 6 de agosto de 2013

El tutor- novela romántica-erótica de la era Victoriana

EL TUTOR
Erótica de la era victoriana.

Disponible en todas las tiendas amazon.com. amazon.es
http://www.amazon.es/%C3%81ngel-Demonio-Er%C3%B3tica-Victoriana-ebook/dp/B00EBYXK9O/ref=sr_1_15?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1375832639&sr=1-15&keywords=cathryn+de+bourgh

SINOPSIS
Sir Kendal Derrigham, conde de Rosehill había sido nombrado tutor de una rica heredera, parienta de un tío suyo y desde el principio supo que administrar la herencia de la joven y encontrarle un esposo adecuado sería difícil y siendo un caballero viudo, serio y tranquilo lo único que deseaba era librarse de la jovencita cuanto antes.
Pero su pupila tiene otros planes y no se detendrá hasta conquistarle, y arrastrarlo a la cama donde anhela sentir en carne propia el deleite de los amantes de los que sólo ha oído hablar en las novelas de su tía Ema.
Planea seducirle, y no se detendrá hasta el final. ¿Podrá el caballero victoriano resistir tantas tentaciones? ¿Sabrá la inexperta joven despertar su lujuria y provocarla hasta límites insospechados?
Lo descubrirán en esta nueva novela de la era victoriana.
EXTRACTO
Al sentir sus labios llenos y su boca el caballero pensó que perdería la cabeza. Debía apartarla, hablarle para que reaccionara y regresara a su habitación, pero sus labios y su piel suave hicieron que perdiera el control y la tomara de la cintura y le diera un verdadero beso de amantes, introduciendo su lengua hasta llenar su boca por completo y la apretaba contra su pecho con desesperación. Él tampoco había podido dormir pensando en ella, hacía días que  no podía y luchaba como un demonio contra ese deseo salvaje, y esas ansias de tomarla y convertirla en su amante. Nunca había sido tan torturado en toda su vida por una mujer como por esa jovencita dulce y provocativa.
Rosalie gimió al sentir sus besos, que se deslizaron con suavidad por su cuello y su escote, era  tan maravilloso… La estaba besando y acariciando, no la había rechazado como tanto  había temido y sus besos la hacían temblar y estremecerse de una forma nueva y desconocida. Esa noche se entregaría a él, oh lo haría y luego debería casarse con ella porque era un caballero.
Sintió sus manos y sus besos atrapar sus pechos mientras la arrastraba a la cama en un arrebato de pasión y dejó que siguiera.
Porque él no podía detenerse; era tan hermosa, tan dulce y lo amaba, lo había visto en sus ojos. Pero Sir Kendal vacilaba… No era correcto.
—Señorita Rosalie, no puedo hacer esto, no es correcto—dijo entonces mientras volvía a besarla. Debía detenerse, no podía hacer eso, era una joven inocente, su pupila, y él su tutor.
—Yo lo amo, por favor tómeme sir Kendal—susurró ella y en un arrebato lo abrazó y enloqueció al besarle y girar hasta quedar encima de él.
Un deseo salvaje la arrastraba a entregarse a él, sabía que no podría detenerse, que la deseaba tanto como ella lo deseaba…
Él la atrapó contra su pelvis mientras le quitaba el vestido lentamente y la tendía desnuda en la cama solo para verla y deleitarse con su cuerpo, su piel suave y esas redondeces que llenó de besos, arrancándole gemidos. Sus piernas curvas eran perfectas, y sus pechos lo llenaban y deleitaban y no podía dejar de succionarlos una y otra vez.
Estaba a su merced, quería ser poseída por él, lo enloquecía y arrastraba con su cuerpo, pero era inexperta y notó que temblaba cuando sus besos llegaron a su vientre